MIGRANTES Y REFUGIADOS, DON PARA VALORAR

P1230219

MENSAJE PARA VÍA CRUCIS DEL MIGRANTE 2017

“La justa relación con las personas consiste en reconocer con gratitud su valor”

Cfr. Mensaje del Santo Padre Francisco para la Cuaresma 2017.

La Sección Pastoral de Movilidad Humana de la Comisión Episcopal de Justicia y Solidaridad de la Conferencia Episcopal de Guatemala, inspirada y motivada por los valores del evangelio encuentra en cada persona migrante y refugiada un don que ha de ser respetado y valorado. En ese sentido, a todas las personas de buena voluntad, a la opinión publica nacional internacional:

MANIFESTAMOS LO SIGUIENTE:

1. Partimos del principio de que las migraciones han de ser planeadas, ordenadas, reguladas y seguras.

2. Que las personas en su derecho a no emigrar, han de encontrar todas las condiciones para gozar de una vida digna, pacifica y segura en sus lugares de origen.

3. Que las personas tienen derecho a migrar, sobre todo, cuando de salvar la vida se trata.

4. Que las personas, mas allá del estatus migratorio, han de gozar siempre de respeto a su dignidad en cualquier fase de la migración: origen, transito, destino y retorno.

5. Que para humanizar las migraciones se han de considerar varios factores:

• Hacer frente a un capitalismo sin ética, hambriento de riqueza, que desplaza el respeto a la naturaleza y la centralidad del ser humano.

• Cuestionar las causas primeras de los desplazamientos de personas a razón del hambre, pobreza y violencia. Urge la Ley de Desarrollo Rural Integral.

• Prevenir y denunciar cualquier forma de trata de personas en la ruta migratoria, sobre todo, garantizar el acompañamiento, restauración y sanación de las personas victimas y sobrevivientes.

• Cumplir y hacer cumplir las obligaciones internacionales contenidas en tratados, convenciones y protocolos. Hoy es una urgencia respetar los derechos al acceso al territorio, la no sanción por entrada irregular de refugiados, la no devolución, la no discriminación, y el acceso al debido proceso para garantizar la protección internacional.

• Contar con un marco jurídico que contenga en su letra y espíritu el respeto a la vida y dignidad de las personas migrantes y refugiadas. El Congreso del Estado agilice proceso para que la República de Guatemala cuente con la vigencia del nuevo Código Migratorio y la reforma de la Ley del Consejo Nacional para Migrantes de Guatemala – CONAMIGUA.

• Que las organizaciones internacionales y nacionales sigan sumando esfuerzos para garantizar la prevención de desplazamientos forzados, la ayuda humanitaria, la asesoría jurídica, y marcos legales integrales.

• No escatimar esfuerzos para contar con una Red Consular fortalecida que acompañe y proteja a las personas migrantes. El Ministerio de Relaciones Exteriores, registre, realice visitas in situ, acompañe y defienda en casos de abusos a derechos laborales a personas migrantes en programas temporales agrícolas en Canadá, Estados Unidos y México.

6. Como Sección de Movilidad Humana de la Comisión Episcopal de Justicia y Solidaridad de la Conferencia Episcopal de Guatemala, creemos necesaria una conversión en la percepción de las personas migrantes y refugiadas. No aceptamos discursos escuetos ni visiones miopes que criminalicen y que eviten toda muestra de acogida, hospitalidad y aceptación de la otra persona como un regalo.

7. Sostenemos firmemente lo que el Papa Francisco en su mensaje para esta cuaresma nos pide: reconocer en toda persona un don. Queremos reconocer en las personas migrantes toda clase de dones y bienes.

8. Rezamos por las Diócesis y Vicariatos Apostólicos, por todas las casas para migrantes, especialmente por todas aquellas personas de buena voluntad que con su bondad atienden de forma cercana y compasiva a migrantes en su vía dolorosa. Les animamos para que realicen el vía crucis y, en lo posible, un comunicado o mensaje por Iglesia local.

9. A las personas migrantes y refugiadas queremos decir, que en la Iglesia no hay fronteras, que nadie es extranjero y que hacemos los mejores esfuerzos para acompañarles.

10. Nos encomendamos a María Santísima, Madre del Señor Resucitado y madre nuestra, ella nos acompañe en el caminar hacia la patria eterna.

Pastoral de Movilidad Humana

Comisión Episcopal de Justicia y Solidaridad

Conferencia Episcopal de Guatemala

 

DOCUMENTO EN PDF: MENSAJE VIACRUCIS DEL MIGRANTE 2017

Informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre las actividades de su Oficina en Guatemala 2016

Informe DDHH 2017

“La violencia y el crimen organizado, pese a los esfuerzos realizados por el Estado para brindar protección a las víctimas, tiene un impacto en la migración fuera de Guatemala y en el desplazamiento interno en el país. Según el Alto
Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), las peticiones para refugio y asilo de guatemaltecos en el extranjero casi se duplicaron, pasando de 23.288 en 2014 a 40.738 en 2015″.

“El Código Migratorio fue adoptado por el Congreso en septiembre y establece un nuevo enfoque basado en los derechos humanos y crea nuevas instituciones para
abordar los problemas que enfrentan las personas migrantes, incluida la protección de la niñez no acompañada, las mujeres víctimas de trata, las víctimas de tortura y los refugiados”

Tomado del informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre las actividades en su Oficina en Guatemala.

Aunque en este momento el Código Migratorio se encuentra dormido y no ha entrado en vigencia.

Pedimos al Alto Comisionado de los Derechos Humanos y a la Procuraduría de los Derechos Humanos a través de la Defensoría de Migrantes y Personas Desarraigadas se siga con atención y hagan sus mejores oficios para que se logre la vigencia del Código migratorio.

 

Texto Completo:

INFORME DEL ALTO COMISIONADO DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LOS DERECHOS HUMANOS – Guatemala 2016

 

VIACRUCIS POR LAS PERSONAS MIGRANTES

Viacrucis 2017
 El Viacrucis es una expresión de fe de las comunidades cristianas. Es la memoria hecha devoción popular.

Desde la Comisión de Movilidad Humana de la Comisión de Justicia y Solidaridad de la Conferencia Episcopal de Guatemala, invito y exhorto a los fieles cristianos en las parroquias y comunidades a solidarizarnos con los migrantes y refugiados, de modo particular en este tiempo de cuaresma.

Que el Señor resucitado por intercesión de Maria, acompañe a todas las personas migrantes, refugiadas y sus familias.

 

Monseñor Alvaro Ramazzini
Obispo de la Diócesis de Huehutenango
Presidente de la Pastoral de Movilidad Humana
Comisión de Justicia y Solidaridad
Conferencia Episcopal de Guatemala

 

WAY OF THE CROSS. MIGRANT JESUS

ExodusFirst Station:
Mary and Joseph Flee to Egypt with the Child Jesus

Biblical Reading: Mt. 2: 13-15
When they had departed, behold, the angel of the Lord appeared to Joseph in a dream and said, “Rise, take the child and his mother, flee to Egypt, and stay there until I tell you. Herod is going to search for the child to destroy him.” Joseph rose and took the child and his mother by night and departed for Egypt. He stayed there until the death of Herod, that what the Lord had said through the prophet might be fulfilled, “Out of Egypt I called my son.”

REFLECTION
The flight to Egypt of Joseph, Mary and Jesus, reminds us of the day we left our homes to go to Canada hoping to provide a brighter future for our families. We remember the faces of our loved ones, the sadness of being separated from each other, not knowing when we shall see each other again.

Our parents, siblings, spouse and children embraced us tightly not wanting us to let go. We tried to overcome the sadness with the bright HOPE that this will allow us to provide a better future for them.

Many of us leave our homelands not as tourists but as domestic helpers, caregivers, workers for McDonald, Tim Horton, and agricultural workers. Some of us flee our countries due to war, poverty, lack of social, economic opportunities, political instability, corruption and uncertainties. As we look back to that day, we see many migrant workers who are now in the same situation we were years ago. Now as Christians let us work together to help our Migrant Brothers and Sisters find the love, joy and support in their new home in Canada.

PRAYER
Dear child Jesus, who in the company of Mary your blessed Mother and of Saint Joseph knew the trials of migration during your exile in Egypt. We pray for the countless migrant, refugee and displaced children who are so like you. May they find work, food and accommodation. May they be received everywhere with love and work in safe and healthy conditions. Lord Jesus, protect them from all danger and harm.

We ask this through Jesus Christ, Our Lord. Amen. Sigue leyendo