Intervención de Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta – Presidente de la Conferencia Episcopal de Panamá, Presidente del Secretariado Episcopal de América Central y Obispo de Panamá

Bueno, hablando un poco respecto a la inquietud que nos hacía el Padre, yo creo que sí, en la región centroamericana hemos estado insistiendo en impulsar nuestro trabajo, en pastoral de movilidad humana en red, yo creo que allí está la fortaleza para dar muestras concretas.

Hablando así muy de calle yo creo que hemos estado cada uno haciendo, dando receta de manera aislada y ahora necesitamos que todos nos pongamos juntos a hacer el pastel, yo creo que allí estará la fortaleza y también tal como decía la Primera Dama que estamos convencidos de esto, este programa de migración no se trata de protagonismos personales sino que la fortaleza tiene que ser el trabajo de una pastoral en conjunto y de red, de parte nuestra, tanto a nivel centroamericano y latinoamericano del CELAM, es fortalecer el área y las secciones de movilidad humana en cada una de nuestras conferencias.

También creo que es muy importante el proceso de sensibilización a lo interno de nuestra Iglesia y sensibilización también en torno a nuestra propia sociedad, yo creo que es necesario ese cambio de actitud ante migrantes y refugiados por parte de todos, tenemos que dejar esa actitud defensiva, de miedo, de indiferencia que tenemos ante los migrantes y tal como nos dice el Papa Francisco, tenemos que ir propiciando una actitud basada en una cultura de encuentro.

Desde esa perspectiva, yo creo que es lo que estamos haciendo y también lo que hace la Pastoral de Movilidad Humana, que es lo que es el acompañamiento en el proceso de partida, en los lugares de tránsito y en los lugares de destino realizando diversos programas y que esos programas los tenemos que trabajar ya más coordinadamente y halago este encuentro, yo creo que también los encuentros que se han suscitado en el Episcopado de fronteras, donde se ha involucrado Estados Unidos, México y Centroamérica. Yo creo es un paso hacia adelante para dar respuesta concreta a la realidad de nuestros migrantes.