Discurso de Bienvenida al III DIALOGO DE ALTO NIVEL.

BUEN DIA TENGAN TODAS Y TODOS,

Sin duda alguna, el solo hecho de ser parte de un espacio abierto para el diálogo nos pone, a quienes participamos, ante un escenario donde la otra persona frente a nosotros, se convierte en un ente significativo que nos forma e informa, que nos evoca y convoca, que nos enriquece con sus aportes y visiones personales muy propias o del grupo al que pertenece.

Pero también la “otra persona”, con su sola presencia, a la par de enriquecernos, nos cuestiona, nos confronta, nos presenta una gama de posibilidades diferentes; nos refleja, no pocas veces, el corto alcance de nuestra información y visión.

La otra persona nos descubre las riquezas, pero también las limitaciones y vacíos a nivel epistemológico, ideológico y pragmático.

Aquí estamos sin temor de mirarnos a la cara para tratar un tema sensible por su amplitud y complejidad.

Aquí estamos porque todas las personas presentes tenemos algo que ver con el fenómeno de la Migración, ya sea por la elección voluntaria, o por el cargo designado. Ambas  conllevan una actitud de la voluntad y la aceptación de una responsabilidad.

Como comisión de la Conferencia de los Obispos Católicos de Guatemala, la Pastoral de Movilidad Humana presente en todos los departamentos de la nación, incluso presente y activa de manera muy concreta en el encuentro personal, en el servicio y en la actitud de escucha de  las historias de las personas migrantes, (encuentro con personas migrantes provenientes de Cuba, Colombia, Honduras, Nicaragua, El Salvador y de otros lugares como Uganda e India que pasan por nuestras casas del migrante y centros de apoyo) estamos conscientes que debido a la complejidad, respectividad, y diversidad  de factores de la realidad social, el abordaje del tema de las migraciones debe ser apropiado por diversos actores sociales, de manera especial de quienes como lideres hemos asumido y tenemos alguna responsabilidad en dicho tema.

En el encuentro cara a cara con las personas migrantes descubrimos la diversidad de aristas que posee el fenómeno de la migración.

Niños, niñas y adolescentes acompañados y no acompañados originarios de Guatemala, movilizándose en el interior del país, de las aldeas a la ciudad o de una ciudad a otra; y cruzando fronteras para llegar a México o a Estados Unidos.

Niños niñas y adolescentes acompañados o no acompañados de otros países del centro y sur de América, que llegan a Guatemala como país de destino, o solo para transitar con miras de llegar a México o a Estados Unidos.

Niños, Niñas, adolescentes solos o acompañados, personas jóvenes y adultas originarias de Guatemala y otros países  que son detenidas y “aseguradas” …encarceladas en estaciones migratorias y deportadas.

Personas jóvenes, hombres y mujeres que sintiéndose forzadas y desplazadas dejan su familia y se ponen en camino, luego encuentran rechazo, desprecio, maltrato e incluso la muerte.

Niños, niñas, adolescentes, cientos de jóvenes y adultos quienes participan en el trabajo temporal en México.

Adultos hombres y mujeres trabajadoras en programas temporales en Estados Unidos y Canadá.

Decenas de personas migrantes no localizadas originarias de Guatemala.

Hombres y mujeres, familias enteras en necesidad de protección y refugio.

Niños, niñas, adolescentes, jóvenes, hombres y mujeres adultos victimas de trata laboral y sexual.

Así podría seguir la lista de las facetas que nos muestra la migración.

Ante un panorama como este, que tiene su fundamento  en un modelo ideológico, político y económico originante de desigualdades, exclusión,  explotación, es decir: ante la falta de oportunidades y condiciones mínimas para la realización plena de los ciudadanos, urge vislumbrar a través del diálogo abierto, respetuoso y tolerante, la voluntad política para generar las transformaciones requeridas en todos los niveles.

Compartamos aquí lo que se ha logrado: las buenas practicas alrededor del fenómeno de la migración.

Apostamos para que este espacio sea una oportunidad para sentirnos cómodos y expresar nuestra palabra, y si nos sentimos incómodos al descubrir lo que aun nos desafía y nos reta, lo que nos falta por hacer, entonces, estamos en el lugar indicado para unir esfuerzos, establecer redes de apoyo, y seguir impulsando las mejores practicas a beneficio de todas las personas migrantes.

Bienvenidas y bienvenidos a esta ágora de encuentro y enriquecimiento, de desafío y reto.

Muchas gracias.

Guatemala 27 de Noviembre de 2012

Juan Luis Carbajal Tejeda, cs