Jornada mundial ONU del Refugiado

El viernes 19 de junio, con ocasión de la Jornada Mundial ONU del Refugiado, el Superior General en conjunto con la Superiora General de las Hermanas Misioneras de San Carlos Borromeo, Hna. Neusa de Fátima Mariano, y de la Responsable de las Misioneras Seculares Scalabrinianas, emitieron un comunicado de prensa.

Las Direcciones Generales de los tres institutos de la Familia Scalabriniana, con ocasión de la anual Jornada Mundial del Refugiado, establecida por las Naciones Unidas, se unen para defender los “tantos hermanos y hermanas que buscan refugio lejos de su propia tierra, que buscan una casa donde poder vivir sin miedo, para que sean siempre respetados en su dignidad”. Estas palabras del Papa, consideradas incómodas para quienes se benefician de ciertos engranajes mezquinos, son, en cambio, para nosotros el fruto del más fundamental de los principios cristianos: el de hacerse prójimo de los últimos, el de compartir concretamente la creación en la cual todos nos movemos, cada uno con las propias expectativas y esperanzas.

La invitación a “pedir perdón por las personas e instituciones que cierran la puerta a esta gente”, que el Papa Francisco ha lanzado durante la audiencia del miércoles, nos apremia a reiterar que muchas personas siguen siendo marginadas por las “lógicas” del poder y de intereses que no podemos seguir tolerando.

Europa, en el caso más específico y evidente en los medios de comunicación, tiene que asumir inmediatamente sus propias responsabilidades: está en juego su propia dignidad en el panorama mundial, pero sobre todo está en juego la vida de miles de personas involucradas.

Responder con repatriaciones forzadas a países que no garantizan los derechos fundamentales, con la repetición de situaciones “limbo” sin asumir las responsabilidad, o inclusive con la construcción de muros, antiguos y nuevos, demuestra que criterios egoístas, visiones miopes y aberrantes instrumentalizaciones, indignas de la naturaleza humana, están guiando nuestra historia.

Juan Bautista Scalabrini, fundador e inspirador de nuestra Familia Scalabriniana, consideró la migración como un derecho natural de la persona, subrayando su valor cultural y profético para un mundo más humano y solidario. Una vez más en esta ocasión celebrativa, establecida por la ONU, la Familia Scalabriniana confirma su compromiso al lado de la humanidad migrante, por medio de su acción pastoral y social, y hoy en modo particular hacia el mundo de los refugiados.

Nuestra voluntad es la de continuar construyendo puentes allí donde mas bien se cierran las puertas y se fomenta el odio, seguir cooperando con quienquiera que respete y promueva el otro, en vez de permitir que crezca la indiferencia y el desinterés por los demás.

Hna Neusa de Fátima Mariano, mscs –

Adelia Firetti, mss

P. Alessandro Gazzola, cs –