LEY DE MIGRACION: Reinicia Proceso en Guatemala

Hoy 9 de Noviembre de 2012, en el lugar que ocupa el Congreso de la Republica de Guatemala, con gran expectativa y después de tres años sin avances significativos en la iniciativa de Ley de Migración, la Comisión de Migrantes abrió el proceso para la discusión de las modificaciones a la Ley de Migración.

Presentes en la apertura del proceso se encontraron, el Sr. Lic. Alberto Brunori, representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Guatemala quien ofreció un discurso a los asistentes, Sr. Diputado Jean Paul Briere, y Diputado Felix Ovidio Monzón.

La comisión de Migrantes presidida por el Lic. Felipe Alejos aseguró la importancia de incluir en dicha iniciativa los instrumentos internacionales como: La Convención Internacional sobre los Derechos de Todos los Trabajadores  Migratorios y sus Familias (1990), La Convención de Naciones Unidas sobre Refugio (1951) y su protocolo de 1967, La Convención sobre los Derechos del Niño (1989), La Convención de Viena sobre Relaciones Consulares (1963), La Convención sobre el Estatuto de los Apátridas (1954) y la Convención para reducir casos de Apatridia (1961), entre otras.

El Señor asesor de la Comisión de Migrantes  Emerson García explicó las formas de participación en las ponencias, la logística de los foros y las mesas técnicas en donde se espera la presencia y participación de organismos civiles. La consulta ciudadana permitirá discutir y generar consensos sobre el contenido de la propuesta.

Han sido tantas las críticas ante las falsas promesas y la poca voluntad política para una reforma migratoria integral en los Estados Unidos que beneficiaría a miles de personas migrantes y sus familias. Guatemala quiere ahora ser congruente y re-iniciar el proceso para la aprobación de una ley a la altura de los tiempos y que incluya en su lenguaje los conceptos de derechos humanos y protección a la dignidad de las personas migrantes y sus familias.

Sin duda, estaremos acompañando el proceso para asegurarnos de que lo mencionado sea una realidad. Que en el proceso se vislumbre la voluntad política de los parlamentarios y legisladores. Que las instituciones y organismos sociales, ante el actual y complejo fenómeno de la migración, puedan hacer sinergia y lograr lo tan esperado: Una Ley de Migración que incluya una visión holística e incluyente de los conceptos de las convenciones internacionales y protocolos firmados y ratificados.