NUESTROS MUERTOS OLVIDADOS

Reconociendo la historia. Altar conmemorativo por persona originarias de Guatemala en Vancouver BC. 

Es innegable que los cientos, incluso miles de personas migrantes, han perdido la vida en la zona fronteriza entre México y USA. El fenómeno migratorio en muchos de los casos, se ha convertido en una lucha para mantener la vida. Es un asunto de vida y muerte.

También es cierto, que no solo en esa frontera mueren nuestros hermanos y hermanas migrantes. en el tránsito por Colombia-Panamá; Honduras- Guatemala;  Guatemala- México.  Peor aun, no solo en las fronteras, sino en todo el territorio de transito.

No se diga la terrible frontera marítima, que en este lado del mundo, ha cobrado cientos de vidas.  Puertoriqueños, cubanos, haitianos que en su intento y esperanza, son ahora personas sin tumba y sin cruz.

Y la peor frontera de todas, el deseo insaciable de capital y poder… la indiferencia ante las personas mas abandonadas y excluidas de sistemas ideológicos, políticos y económicos. Entre ellas: las personas migrantes, solicitantes de protección internacional y refugiadas.