Discurso de Bienvenida al III DIALOGO DE ALTO NIVEL.

BUEN DIA TENGAN TODAS Y TODOS,

Sin duda alguna, el solo hecho de ser parte de un espacio abierto para el diálogo nos pone, a quienes participamos, ante un escenario donde la otra persona frente a nosotros, se convierte en un ente significativo que nos forma e informa, que nos evoca y convoca, que nos enriquece con sus aportes y visiones personales muy propias o del grupo al que pertenece.

Pero también la “otra persona”, con su sola presencia, a la par de enriquecernos, nos cuestiona, nos confronta, nos presenta una gama de posibilidades diferentes; nos refleja, no pocas veces, el corto alcance de nuestra información y visión.

La otra persona nos descubre las riquezas, pero también las limitaciones y vacíos a nivel epistemológico, ideológico y pragmático.

Aquí estamos sin temor de mirarnos a la cara para tratar un tema sensible por su amplitud y complejidad.

Aquí estamos porque todas las personas presentes tenemos algo que ver con el fenómeno de la Migración, ya sea por la elección voluntaria, o por el cargo designado. Ambas  conllevan una actitud de la voluntad y la aceptación de una responsabilidad.

Como comisión de la Conferencia de los Obispos Católicos de Guatemala, la Pastoral de Movilidad Humana presente en todos los departamentos de la nación, incluso presente y activa de manera muy concreta en el encuentro personal, en el servicio y en la actitud de escucha de  las historias de las personas migrantes, (encuentro con personas migrantes provenientes de Cuba, Colombia, Honduras, Nicaragua, El Salvador y de otros lugares como Uganda e India que pasan por nuestras casas del migrante y centros de apoyo) estamos conscientes que debido a la complejidad, respectividad, y diversidad  de factores de la realidad social, el abordaje del tema de las migraciones debe ser apropiado por diversos actores sociales, de manera especial de quienes como lideres hemos asumido y tenemos alguna responsabilidad en dicho tema. Sigue leyendo