COMUNICADO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE GUATEMALA

“Que fluya como agua el derecho y la justicia como río inagotable” (Amós 5,24)

Los obispos de Guatemala, reunidos en Asamblea Plenaria, damos gracias a Dios y participamos a los guatemaltecos nuestra alegría por la reciente beatificación del Padre Stanley Rother, párroco de Santiago Atitlán, martirizado en el año 1981 al mismo tiempo que celebramos la reciente noticia de la declaración martirial del Padre Tulio Maruzzo y del catequista Luis Obdulio Arroyo, asesinados en Izabal en el mismo año. Su martirio nos llena de esperanza y fortaleza.

En este comunicado, queremos dar a conocer algunas reflexiones que orienten a la ciudadanía a buscar y aplicar acciones encaminadas a solucionar de modo urgente y necesario la difícil coyuntura en que se encuentra nuestra patria.

Sigue leyendo