COMUNICADO DEL GRUPO ARTICULADOR DE LA SOCIEDAD CIVIL EN MATERIA MIGRATORIA

FRENTE A LA APROBACIÓN DE LA INICIATIVA 4861, MODIFICACIONES A LA LEY DE MIGRACIÓN, CON AUSENCIA DE UN ENFOQUE INTEGRAL

La crisis de la migración infantil suscitada hace poco más de un año en Estados Unidos tuvo efectos directos en Guatemala, especialmente por su múltiple condición de origen, tránsito, destino y retorno. El Estado de Guatemala ha respondido a la crisis humanitaria mediante el impulso de acciones de control y detención de la migración irregular, medidas que se han traducido en el sellamiento y la militarización de las fronteras a través de la instalación de las Fuerzas de Tarea Combinada que entre otros propósitos, buscan frenar el paso y cruce de personas migrantes. Al mismo tiempo, se revela un incremento bastante considerable en las deportaciones (1) que ocurren vía aérea y vía terrestre desde México, observando un incremento explosivo en comparación a los años anteriores (2), lo que tiene una clara relación con la implementación del Programa de la Frontera Sur en México.

Dado que Guatemala constituye un país altamente expulsor de población migrante y con una fuerte presencia de personas menores de edad que viajan solas o no acompañadas y otros grupos vulnerables; es preciso y urgente que el Estado de Guatemala a través de las instituciones responsables y que intervienen en la atención y tratamiento de la migración diseñen e implementen políticas desde un enfoque de la prevención y protección.

En ese sentido, nos preocupa y alarma que el Congreso de la República se encuentre discutiendo reformas a la Ley de Migración y su Reglamento (Decreto 95-98) a través de la Iniciativa de Ley 4861 que únicamente contemplan la parte persecutoria como una estrategia para “detener” la migración. La adopción de esta iniciativa únicamente potencializa la criminalización de la migración irregular en detrimento de un abordaje más integral, serio y congruente con el drama que actualmente vive la población migrante.

“El marco jurídico está íntimamente ligado al marco político, donde los intereses personales, partidarios, empresariales y de seguridad, entre otros; perjudican la aplicación de la ley y la protección de los derechos humanos de los migrantes”.(3)

La actualización del marco jurídico migratorio requiere de un proceso participativo y conjunto que tome como punto de partida un enfoque de protección y seguridad para la persona migrante y sus familiares desde una óptica de los pendientes como la regularización de las personas migrantes viviendo en Guatemala de manera irregular; el reconocimiento y atención a la población en tránsito; la inclusión de la comunidad guatemalteca en el exterior; la revisión de los programas de trabajo temporal (como país receptor y expulsor); entre otros.

Por lo tanto, exponemos y exhortamos a considerar lo siguiente:

  1. La urgente revisión de la Iniciativa 4861, modificaciones a la Ley de Migración presentada por el diputado Oliverio García / Partido Patriota conjuntamente con los diversos sectores, especialmente con las instituciones de la sociedad civil especializadas en el tema migratorio: Grupo Articulador de la Sociedad Civil para las Migraciones que permita un abordaje de las migraciones desde una perspectiva de protección, prevención y acceso a la justicia.
  2. Rechazamos la aprobación de una iniciativa de modificaciones a la Ley de Migración que refuerce las arbitrariedades vigentes y que no contemple un enfoque integral para la población migrante.
  3. Solicitamos al Congreso de la República la aprobación de la Iniciativa 4869 de “Ley de Protección a la Niñez y Adolescencia Migrante No Acompañada y Separada de su Familia y de Combate al Tráfico Ilícito de Migrantes” que atiende el tema desde un enfoque y perspectiva de derechos de la migración infantil.
  4. Recordamos al Congreso de la República que tiene pendiente la aprobación de la “Ley de Apoyo a la Regularización Migratoria de Extranjeros en Guatemala” que permitiría la regularización de aproximadamente más de 250 mil personas extranjeras que residen de manera indefinida en el país.
  5. Solicitamos al Congreso de la República la aprobación de la Iniciativa de Ley Código Guatemalteco de Migración, misma que integra y reúne los estándares internacionales en materia de protección a las personas migrantes; solicitantes de asilo; refugiados y apátridas; así como, la consideración de la estructura institucional migratoria.
  6. Recordamos al Congreso de la República que tiene pendiente las reformas a la Ley del Consejo Nacional del Migrante de Guatemala CONAMIGUA; así como, la pronta elección de Secretario/a y Sub Secretario/a de dicha instancia.

    Insistimos en la necesidad de superar una visión restrictiva de la migración, dado que los factores que hoy día provocan la movilidad humana se asocian principalmente con las limitaciones para optar a mecanismos y programas para la migración regular; la falta de acceso a oportunidades y una vida digna; la ausencia de programas para la reunificación familiar; la violencia generalizada (4); entre otros. Por lo tanto, es necesario dimensionar la complejidad del fenómeno, sus distintas aristas y especialmente, atender a los grupos más vulnerables como los niños, niñas y adolescentes migrantes no acompañados, mujeres, personas víctimas de Trata; y solicitantes de asilo y refugiados.

    Finalmente, insistir en el diseño e implementación de una política pública migratoria integral como una respuesta coherente con la necesidad de atención y protección a la persona migrante, con especial énfasis en los niños, niñas y adolescentes migrantes que por supuesto también contemple la erradicación de las redes de corrupción y crimen organizado que se alimentan y enriquecen de los migrantes.

    ——-

    GRUPO ARTICULADOR:  American Friends Service Committee, Oficina para América Latina y el Caribe; Equipo de Estudios Comunitarios y Acción Psicosocial -ECAP-; Instituto Centroamericano de Estudios Sociales y Desarrollo -INCEDES-; Instituto de Investigaciones Históricas, Antropológicas y Arqueológicas -IIHAA- de la Escuela de Historia de la USAC; Mesa Nacional para las Migraciones en Guatemala-MENAMIG-; Pastoral de Movilidad Humana, Conferencia Episcopal de Guatemala -PHM – CEG; Refugio de la Niñez.

    (1) Tomar en cuenta que las deportaciones también exponen los riesgos de la ruta migratoria y los abusos y violaciones a derechos humanos que sufren sistemáticamente las personas migrantes, especialmente durante el trayecto y la detención.

    (2)Por ejemplo, para efectos comparativos, Guatemala registró para el año 2012 un total de 1,677 casos de NNA migrantes no acompañados repatriados vía aérea y terrestre desde México. Un leve incremento se tuvo para el año 2013 con 2,369 casos de NNA migrantes no acompañados. Mientras que en el año 2014 que se declara la crisis humanitaria se registra un aumento considerable en la recepción de 4,680 casos. Del 01 de enero al 30 de septiembre, ya se había recibido un total de 6,902 casos. Según los datos proporcionados a Misioneros de San Carlos Scalabrinianos – Pastoral de la Movilidad Humana el Departamento de Niñez y Adolescencia Migrante No Acompañada de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia de la República. Octubre 2015

    (3)Documento Posicionamiento ante la Política Migratoria actual del Estado de Guatemala. Scalabrini International Migration Network, Casa del Migrante Tecún Umán, San Marcos y Casa del Migrante Ciudad de Guatemala. Noviembre 2015

    (4)Hoy día muchas personas guatemaltecas se han visto obligadas a migrar como estrategia para salvaguardar la vida, incluyendo personas menores de edad. Los casos de violencia se asocian no solamente a los grupos violentos como maras / pandillas / crimen organizado y su intento por reclutar a personas menores de edad, sino también, de situaciones de abuso que sufren al interior de sus hogares (violencia doméstica) y/o comunidades (por pertenecer a un grupo distinto –LGBTI- / Megraproyectos – industrias extractivas). Ante la débil capacidad del Estado de Guatemala a través de las instituciones encargadas de brindar protección efectiva, la migración constituye la última opción para su sobrevivencia.