COMO OVEJAS SIN PASTOR

Para quienes hemos crecido en el campo y hemos estado  en contacto con algún tipo de ganado y su crianza, entendemos las imágenes que las palabras “como ovejas sin pastor”  evocan.  Ovejas dejadas a su suerte sin cuidado y orientación poco a poco se dispersan y se distancian una de otra para luego, en muchos de los casos, encontrarse solas y en riesgo de sufrimientos.

Cuando las ovejas cachorro se han distanciado de la madre y del grupo, ambas: madre y criatura balan, gimen y se anhela la una a la otra. Pero una vez encontradas se tranquilizan y se gozan mutuamente, apaciguando así los miedos y las angustias.  Cuando aquella oveja perdida en su propio camino, al darse cuenta de su lejanía, soledad, vulnerabilidad, aturdimiento y miedo, comienza su caminar de regreso. Sigue leyendo